Facebook Twitter Google +1     Admin

Claraboya

cuerda beso rosa
Mira a través de ella y deja pasar tu luz.

Se muestran los artículos pertenecientes a Junio de 2004.

Y de mente... un puzzle

"Ser no es parecer, aunque a veces parezco lo que soy"

Esta frase a simple lectura puede parecer algo absurda, y bueno igual resulta que lo es, pero se me ha ocurrido para ilustrar una pequeña reflexión que me gustaría compartir.

Hoy he tenido un día de lo más normal, de hecho demasiado normal, durante unos minutos en los que me he podido permitir relajarme un poco, he empezado a jugar con mis pensamientos, y esa vocecilla que a veces se empeña en liderarme ha empezado a hacerme preguntas......

¿Que harías tú si fueras “X”?, ¿Cómo habrías reaccionado ante un problema similar al suyo?, ¿Cómo te verías a ti misma, si fueras “X”?, he ido contestando a las preguntas ordenadamente, cuando he llegado a la tercera, he pensado que probablemente tal y como me vería es como soy, pero eso me ha llevado a otras cuestiones.

¿Es que puede ser de otra manera?, ¿Cómo se puede aparentar lo que no eres?, ¿Por qué me importa tanto saber como creen los demás que soy? ¿Es sólo una cuestión de autoafirmación?, o quizás sea una simple predisposición a causa de la socialización a la que estamos sometidos, que nos induce a esa necesidad insana e inmadura de agradar a los demás por encima y a pesar de nosotros mismos.

Y la última pregunta ¿Por qué tengo que suponer que hay alguien a quien le afecte de alguna manera las apariencias propias o ajenas cuando yo siempre digo que las apariencias no importan?

Brisa Urbana
01/06/2004 23:29 #. Mi pequeño mundo Hay 27 comentarios.

Díselo hoy

Tenía la mente inquieta,
la mirada transparente,
la voz dulce,
la sonrisa cálida,
el oído atento,
la piel envuelta en un corazón,
un corazón sensible,
frágil y resistente a la vez,
fue, pero ya no es,
cargó tanto sobre sus delgados hombros,
que sucumbió al peso del mundo,
y quedó sumergida en la tierra
como una flor...
y hoy sólo es un recuerdo,
y a los recuerdos no se les puede hablar........

Este poema surge del fruto de una reflexión. A veces nos cuesta tanto decir las cosas bellas que pensamos a nuestros compañeros de viaje, hay como un pudor a hacerlo que no entiendo, ¿Sólo las críticas son constructivas?-Si esperamos al final del trayecto, siempre nos puede quedar la duda, de sí realmente el mensaje fue recibido por su destinatario.

Brisa Urbana.
05/06/2004 10:46 #. Mi pequeño mundo Hay 28 comentarios.


Día de Irreflexión

Hoy he pensado no pensar. Voy a declararme este día como día de la irreflexión. Creo que mi mente necesita un día sabático aunque sea martes, y me lo voy a tomar a partir de ahora, que empieza el día aunque sea de noche. Hoy todo lo que decida lo haré sin pensar........ así que espero no tener que tomar muchas decisiones, por lo que pueda pasar. Bueno igual hago alguna pequeña excepción.....

Voy a colocarme la sonrisa, eso no me costará mucho porque soy de sonrisa fácil, y así al verme la sonrisa como no pensaré porque la llevo puesta, me sentiré muy feliz y seré FELIZ, voy a empezar a disfrutar de mi día feliz.

Si tú también quieres ser feliz, sólo tienes que sonreír y dejo esta frase que encontré en algún lugar (ni idea de quien, ni donde y como no voy a pensar......)

"No sonreímos porque somos felices, somos felices porque sonreímos"

Brisa Urbana
08/06/2004 00:41 #. Mi pequeño mundo Hay 39 comentarios.

Pegado al alma

Cansada del ruido abrumador que se interponía como una barrera insalvable entre mi corazón y mis pensamientos, dotando a éstos de un color grisáceo, de un sonido monótono, de un desalentador abismo entre mis dos mundos, que deseaba fueran uno fuerte y sólido.

Opté una vez más por huir del frío cemento, del horizonte metálico, de la densa polución, en busca de mí pequeño oasis, el pulmón a través del cual me permitía respirar, recuperar el aliento, acumular energía, en definitiva me permitía continuar viviendo.

Pese a que estaba a escasos kilómetros de mi hogar, me veía obligada a utilizar mi vehículo para el desplazamiento, empezaba a convertirse en un hábito, cuando notaba que las fuerzas me abandonaban...... a pesar de mi resistencia inicial, poco a poco sucumbía a la necesidad de escapar, y escapaba......, no era sólo un desplazamiento físico, era un desplazamiento integral.

Aquel día absorta en mis pensamientos, no me fijé en como paré el motor, como salí del coche, como empecé a caminar, ni siquiera en que camino tomé, simplemente me desprendí de las piezas de ropa que me incomodaban, deje mi maletín lleno de documentos en el asiento trasero del coche, me saqué los zapatos y con ellos, los restos de la supuesta civilización de donde procedía y empecé a caminar descalza sobre la húmeda y mullida hierva.

Atenta al sonido del agua al entrechocar con las piedras, sólo era consciente de los rayos de sol que se filtraban entre los árboles, y que dotaba a éstos un color y una luz indescriptibles. El agua estaba fría, bueno más bien helada, pero yo en mi ensimismamiento no detecté el cambio de temperatura hasta que al cabo de un rato note como mi piel iba cambiando de color y me di cuenta del tiempo en que había estado ausente, fuera de mí.

Salí del agua y en un pequeño claro me tumbé suavemente sobre la manta verde y mullida, deje que el sol me acariciará, que los colores y las flores me besarán, que sus olores me cubrieran y desee permanecer así...... en esa posición, quieta, inmóvil incapaz de romper el hechizo.

Miré y miré sólo quería llevarme esa belleza pegada a mi alma. Frente a mí un árbol centenario me observaba, sentí la necesidad de acercarme y abarcarlo entre mis brazos, había oído y leído sobre la energía que transferían los árboles al abrazarlos, no sabía........ pero allí simplemente desee hacerlo y lo abracé, cerré los ojos, respiré profundamente, de mis pies crecieron raíces invisibles que se entrelazaron con las del árbol, de mis brazos crecieron ramas, líneas difuminadas que ascendían guiadas por los rayos de sol hasta lo más alto.

Mis pensamientos habían cesado, mi mente en calma, sólo era capaz de disfrutar del momento, empecé a percibir su energía, igual que antes era capaz de percibir la polución, con la misma densidad y supe que la próxima vez que deseará disfrutar de esa sensación, de esa energía, ya no necesitaría huir, porqué había descubierto como encontrarla, sin necesidad de moverme de casa.

Brisa Urbana
10/06/2004 00:00 #. ¿Realidad o Ficción? Hay 31 comentarios.

¿Cada persona es una isla ?

Conocí una isla mágica, bella. En ella vivía un solo hombre, era generoso no ocultaba la existencia de su isla, la marcaba en los mapas, para que las buenas gentes pudieran disfrutar de ella, todo lo que existía en su isla lo compartía, siempre tenía un lugar hermoso para mostrarte, una fruta exótica que ofrecerte.

Las playas que rodeaban la isla también estaban impregnadas, de una belleza sublime, su arena fina, blanca. Las aguas que te acercaban a ella.... eran cálidas transparentes. Pero el puente que unía la tierra más cercana y la isla, era de cristal. De un cristal de excelente calidad, pero excesivamente fino. Ello impedía que lo cruzaran varías personas a la vez, podía romperse.....

Desde su isla, contemplaba el exterior, escuchaba la voz de la naturaleza, y la de los otros hombres y mujeres que se acercaban a él, eso le hacía sabio. Sabia escuchar de forma halagadora, pero ese hábito se convirtió en costumbre y cada vez se hacía menos habitual escuchar sus palabras, hasta el punto que algunas se le hicieron extrañas.

Desde entonces he descubierto muchas islas que se comunican entre ellas mediante puentes de cristal, todas ellas son bellas y están habitadas por hombres y mujeres generosos y con valores que me encantaría descubrir, pero a veces los puentes de cristal son frágiles y acaban por romperse y en la invisibilidad de las sombras ocultas tras el ocaso, se pierden figuras e historias que difícilmente podrán recuperarse.

A pesar del desánimo que a veces produce verte inmersa en aguas profundas, la dificultad que supone mantenerte a flote y el desgaste que acarrea intentar llegar nadando hasta la orilla, en los días que me consume la distancia intento acercarme a alguna de mis islas preferidas y visitarla aunque a veces no encuentre a nadie en casa, nunca me arrepiento. Quizás mañana....... lo vuelva a intentar.

Brisa Urbana
12/06/2004 22:03 #. Mi pequeño mundo Hay 29 comentarios.

¿Alguna idea?

He visto que Odyseo, ha dejado en los comentarios esta pregunta, y como da la casualidad de que una no está muy puesta en el tema..., pues he pensado que si alguno de vosotr@s teneis alguna sugerencía seguro que será bienvenida.

"¿Sabes de algún sitio donde pueda alojar mis archivos de foto para el foroblog de splinder? Tengo problemas con los servidores que he utilizado hasta ahora"

Gracias a tod@s.

Brisa Urbana
13/06/2004 23:06 #. sin tema Hay 21 comentarios.

Percepciones

Hoy me he pasado toda la mañana caminando del revés, con la cabeza tocando el suelo y los pies mirando las estrellas, mis pies felices reposaban sobre mis piernas.

Lo curioso es que a nadie ha parecido extrañarle, me miraban indiferentes, a lo sumo he visto alguna mirada entre sorprendida y curiosa, incluso alguien parecía dispuesto a acercarse y entablar conversación..... pero finalmente ha continuado su camino sin titubear.

Ahora lo sigo viendo todo del revés, pero he llegado a la conclusión de que es el mundo el que se ha dado la vuelta, y yo la única que camino en la posición correcta. De todas formas me he sentido sola en algún momento, vivir de forma diferente es lo que tiene.

Brisa Urbana
15/06/2004 15:26 #. Mi pequeño mundo Hay 32 comentarios.

Sueños de agua

Siento debilidad por las historias de final feliz, supongo que mi sonrisa invita a compartir bellos momentos y me encanta coleccionarlos. Las historias son como las fotografías las que dibujan sonrisas las recuerdas con simpatía y cariño. Espero que la disfrutes como yo la disfruto en el recuerdo, al que he ido poniendo adornos, para hacerlo más bonito.
------------------------------------------------------------------------------

Parecía que la ciudad estuviera deshabitada, las calles desiertas, el sol golpeaba con dureza la piel, y el calor empezaba a hacer estragos en mí interior, una especie de fuego recorría mis venas, y empezaba a sentir una necesidad imperiosa de agua. Agua que regará mis sentidos, agua que humedeciera todas mis cavidades, agua que apagará las llamas que empezaban a asomar en mí mirada.

Hacía tiempo que no llegaba tan pronto a una cita, quizás porqué quería asegurarme de que él no iba a aparecer, quería asegurarme que no se trataba de un error. Miré a mi alrededor pero seguí sin descubrir ni un alma, estaba segura de que si hubiese encontrado alguna, provendría de las profundidades del infierno.

El calor volvía a ser latente, por unos instantes lo había olvidado, pero ahora un pequeño picor acompañaba a mi piel que empezaba a enrojecer.

Habíamos quedado en el centro de la plaza, justo al lado de la fuente grande, que ajena a todo dejaba manar el agua por todos sus poros, sus dibujos caprichosos, resaltaban entre el sonido que se entreveía burbujeante y juguetón, cerré los ojos para calarme su música, pero con los ojos cerrados no podía distinguir entre el ruido de los neumáticos arrastrándose sobre el asfalto y el sonido de las gotas de agua entrechocando sus diminutas partículas entre sí.

En mi mente un cortocircuito produjo el efecto domino y en una fracción de segundo todos mis sistemas fallaron, fue entonces cuando mi cuerpo sin consultar, de un salto se introdujo en la fuente, cuando el resto de mí persona quiso reaccionar ya no tenía sentido parar o así al menos se justifico.

Durante unos segundos yo desaparecí como tal, deje de ser yo, y fui agua fresca, sol, hasta convertirme en un punto de luz en el infinito mundo de la felicidad, baile y reí a carcajadas, sola, sin ritmo que marcará mi danza, los pájaros de detuvieron para aprender mi canción, lo bello que resultaba el sonido de mis risas.

Cuando por fin recuperé la voluntad, espere unos minutos a recuperar mi cordura, mis ojos brillantes y confundidos, se fijaron en un destello en el fondo del agua, que reveló una pequeña botella, me acerque a recogerla, pensé que esa fuente que había compartido discreta su agua, se merecía que la dejará bella sin restos de suciedad.

Al coger la botella entre mis manos vi que su marca llevaba mi nombre y en su interior un mensaje, el mensaje decía.......Te quiero.

Por primera vez en mucho rato mi mirada escapo al agua de la fuente, y entonces lo vi oculto tras un ramo de rosas blancas, que se mojaron al saltar en el interior de la fuente y abrazarme.

Alrededor un aplauso tímido al principio y estruendoso después, mezclado con voces que gritaban al unísono, en una jerga incalificable, cerraron el circulo, nos besamos, saludamos, y salimos corriendo del agua, empapados en amor y huimos hacía las sombras ocultas de un corazón.

Brisa Urbana
18/06/2004 00:11 #. Mi pequeño mundo Hay 23 comentarios.

Momentos compartidos

Aquí sentada frente a ti , sin ninguna idea preconcebida, como si fuera la primera vez que te encuentro, paseo mi mirada por un espacio de tu vida, mientras busco entre tus palabras, encuentro una historia y me dejo arrastrar por ella, como si ya fuera parte de mi historia.

Y mientras te escucho a través de mi mirada, y te recibo a través de mi pantalla, rescato entre las formas que percibo, tú luz y tus sombras, tus temores y tus ilusiones, tus pensamientos, te he visto abandonad@ entre tus letras, te he visto asomad@ a esa ventana, y me he puesto a temblar al verte tan cerca, has entrado en mi espacio vital, y lo curioso es que no me he sentido incomoda por ello.

Aunque sólo sea por esta vez , voy a dejar mi hábito de preguntar todo aquello que no entiendo, porque quizás no encuentre la respuesta, y el no tener respuestas siempre genera en mí una sensación de incertidumbre y eso es lo que menos deseo en estos momentos, ahora sólo deseo poder seguir disfrutando de tu compañía.

Gracias por estar ahí.

Brisa Urbana
19/06/2004 19:12 #. Mi pequeño mundo Hay 20 comentarios.

A cambiar también se aprende

Últimamente me siento cambiar, creo que sin ser del todo consciente al principio, una de mis elecciones, me llevó al cambió, en un primer momento, no sopese en exceso lo que mi elección implicaba.....

Sin embargo las elecciones personales, son lo que conforman el tipo de vida que vamos a vivir. Para mí esa decisión fue la realización de un sueño, y me ayudó a encontrar el camino en el que ahora me hallo.

Al perseguir mi sueño, conseguí aprender de mí misma cosas que hasta entonces desconocía, y ahora sólo me queda compartir algunos de mis descubrimientos, superar mis propios límites y continuar mi camino.

Ahora ya no necesito perseguir mis sueños, ahora camino a su lado para que evolucionemos juntos. Ellos parecen tener vida propia que comparten, conmigo y yo comparto con ellos la esperanza y la ilusión de verlos convertidos en realidad.

Brisa Urbana
21/06/2004 00:44 #. Mi pequeño mundo Hay 42 comentarios.

Perseverancia

Las notas empezaron primero a resbalar del instrumento, desfiguradas, desdibujándose en la estancia, eran notas recién nacidas, con ese olor a nuevo que tanto me gusta. Empecé a sentir el cosquilleo que se producía en mi espíritu cuando estaba a punto de ocurrir algo a lo que debía prestar atención. Pero en aquel pequeño antro, por poner algún nombre al sitio donde me encontraba, no se me ocurría que cosa relevante podría ocurrirme.

Cerré los ojos, acomodé mi cuerpo a aquel diminuto y colorido sillón, que no encajaba en absoluto con la decoración tosca del lugar, y dejé a mis pensamientos bailar al ritmo de la música, que ahora empezaba a tener forma y color, al igual que ocurre con las pinturas, que tras las primeras pinceladas, empiezan a dejar entrever la belleza que después se reflejará en nuestra mirada.

Ensimismada en mis pensamientos y concentrada en la imagen que me devolvía el espejo que tenía situado frente a mí, que reflejaba mi lado domesticado y mi lado más salvaje conviviendo en perfecta armonía, no percibí a la silueta que entre las sombras que se descolgaban como cuadros de las paredes, empezó a dibujarse en ese mismo espejo.

Para cuando lo vi ya era tarde, sus labios ya se acercaban a los míos y tuve el tiempo justo de rodearlos con mi mejilla. La cara del hombre no cambio de expresión, para cualquier observador neutral la escena habría pasado desapercibida, pero yo le conocía lo suficiente, para saber que bajo la frialdad de que quería dotar su expresión, en ese momento en su interior un remolino de emociones, pugnaban por desatarse y fundirse en un cálido abrazo mezcladas entre las mías.

Sin embargo nada de eso ocurrió. Su tez morena, que contrastaba con mi blanca piel, sus ojos claros, que contrastaban con mi oscura y profunda mirada, sus labios que guardaban celosamente una mueca en forma de sonrisa, contrastaban con mi sonrisa que enmarcaba una cara. Sin embargo mi sonrisa expresaba tristeza de hecho poco a poco empezó a disiparse entre mis recuerdos.

Hacía ya un año que nos habíamos separado, en un día en que nuestro amor escapó a nuestro entendimiento, al principio me convencí que detrás de cada noche, vendría un nuevo amanecer, pero el amanecer, cada día tardaba más en despuntar, y poco a poco la oscuridad lo invadió todo.

Yo, por aquel entonces componía canciones, pero para que mi creatividad diera sus mejores frutos, necesitaba de la experiencias propias o ajenas, y en los últimos tiempos mi vida se estaba despoblando, los días en los que yo era amor, se estaban trasladando de ciudad, y eso hacía que las letras que componía sonaran huecas, vacías.

En este momento no estoy segura, de cuantos minutos pasaron, hasta que recuperamos la capacidad de hablar, de comunicarnos con algo más que no fueran nuestras miradas.

La primera en hablar fui yo, intenté que mi tono sonará tan dulce como siempre......y la pregunta salió como si otra persona la hubiera formulado.

- ¿Qué te ha ocurrido, pareces tan distinto....?

Ahora al fijarme mejor y estudiar con detenimiento su expresión, pude ver cosas que hasta ahora habían pasado desapercibidas, pude comprobar que su mirada no parecía tan fría como en un primer momento había podido vislumbrar, casi la vi cálida, sentí que esa mirada estaba intentando expresar algo, ya que sus palabras parecían no querer acompañarla.

El contesto, con un escueto:

- Es que ya no soy el mismo, éste hombre que tienes ante ti es distinto. Deje mi cargo de alto directivo, abandoné el mundo de la empresa, huyendo de ese yo que me era tan desconocido, y que me había obligado a dejar lo que más amaba, yo le odiaba por eso.
Por ello, me obligue a huir a alejarme de él, tanto, que ahora el hombre que tienes ante ti sólo conserva un pequeño recuerdo en su alma de aquel que fue, para evitar volver a encontrase con él.

Hablamos hasta el amanecer, un amanecer que compartimos. Con los primeros rayos de sol, nuestras vidas volverían a separarse, yo viajaba a un rincón remoto y él debía colaborar con sus aportaciones para un artículo en una importante revista, sobre uno de los lugares más bellos y más pobres que pueblan nuestro mundo.

No quisimos compartir nuestros destinos, pensamos que sería muy triste imaginarnos tan lejos físicamente y tan cercanos en nuestros corazones. Así que una vez preparados, nos dirigimos a la salida del hotel con nuestros equipajes, nuestras ojeras, que denotaban la falta de descanso, y nuestra tristeza, que era lo que más nos pesaba del equipaje.

Paramos un taxi y esta vez deje que sus labios y mis lágrimas se besaran, dejé que me corazón se quedará entre sus cosas, y él supo que se lo llevaba enganchado a su piel. Cuando el taxi arrancó grito algo, pero el viento que entraba por la ventanilla abierta sólo me entregó un rompecabezas con sus letras, que no sabía como descifrar.

No conservo ni un vago recuerdo de las horas que pasé en aquel avión, ninguno, los borré de mi mente, incluso antes de que finalizará el viaje, mi avión hizo dos escalas, se alargo 10 horas más de lo previsto, es mi único recuerdo, eso y que cuando viaje del avión con los ojos hinchados y rojos por lo que supongo fue un continuo llorar, mi mirada veía borroso y casi no pude distinguirle entre los pocos visitantes del aquel remoto aeropuerto. Sólo me enteré que estaba allí, al sentir la dulzura de su voz al susurrar mi nombre resbalando por mi piel en forma de beso.

De cómo supo como y donde encontrarme nunca me lo dijo, y realmente ahora ya no me importa mucho, por que en estos días......mientras estoy junto a él.....

DETRÁS DE CADA NOCHE, LLEGA UN NUEVO AMANECER.

Brisa Urbana.
24/06/2004 19:41 #. Relatos Hay 34 comentarios.

Apagón

Hoy siento que mi luz ha bajado en intensidad. Un nutrido grupo de mosquitos, se acercaron a mí, se posaron en mi envoltura.

Decidí utilizar algún insecticida, cualquier cosa..... para alejarlos, pero al mirarlos más detenidamente descubrí que no se trataba de mosquitos, con estupor comprobé que había diminutas partículas de mi, flotando alrededor de mí propia luz, como si quisieran apagarme.

Lejos de huir por la emisión de calor, se ajustaron a mis movimientos, se pegaron a mi piel, sentí que ya no transmitía esa luz que creo me caracteriza, pero igual es más un deseo que una certeza.

Por suerte hay otras luces y la ciudad seguirá iluminada, aunque probablemente yo no podré verla, me lo impiden las sombras de mi propia oscuridad.

¿Llueve?, ¿Lloras?......., poco importa, en definitiva, sigue siendo agua. AGUA. Quizás es lo único que necesito para calmar mi sed.
29/06/2004 23:14 #. Mi pequeño mundo Hay 25 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris