Facebook Twitter Google +1     Admin

Claraboya

cuerda beso rosa
Mira a través de ella y deja pasar tu luz.

Se muestran los artículos pertenecientes a Octubre de 2005.

Cuestión de vivir.

Si amas la vida, ella te corresponderá. Arthur Rubinstein.

Amarse a uno mismo, es como comenzar un romance de por vida.Oscar Wilde.

No se si fue la vida, la que me sedujo a mí o yo a ella, pero sea como fuere, en este momento tenemos una hermosa relación. Brisa Urbana

**********************************************************************

Creo que a veces ignorar es saber, es saber que no sabes y aunque cada vez tengo más claro que la vida no se puede pensar, que solo se consigue vivir a través de la acción, la acción también sucede mientras se espera, en una espera activa, motivada, una espera atenta, atentos a lo que sucede a nuestro alrededor, para descubrir las señales y poder así seguir el camino que más nos conviene.

La vida es como mínimo tan inexplicable como la muerte, aunque la vida tenga mejor prensa. Sin embargo muchas veces somos capaces de vivir como si estuviéramos muertos, y también hay personas que son capaces de morir para seguir viviendo.

Hoy me apetecía mucho hablar de vida, de la mía, de la vuestra, en definitiva de la nuestra. Los seres humanos somos capaces de crear microclima para vivir, con nuestra forma de ser, de mostrar lo que somos, de sonreír, de compartir, de amar, de besar.

Si hay algo que me interesa aprender es como soy, que soy, como soy capaz de compartir lo que soy, de comprender y entender lo que otros son, como lo son, no tengo una brújula para llegar a mi punto de encuentro, pero a pesar de que el sentido de la orientación no es el mejor de mis sentidos, la apuesta merece la pena, y yo apuesto por la vida, porque siento que esa es la única forma que conozco de aceptar la muerte.

Si la vida te da la espalda, tócale el culo. Anónimo.

Brisa Urbana

09/10/2005 15:33 #. Mi pequeño mundo Hay 82 comentarios.

Juego de luces sobre el asfalto

Las calles son algo más que un lugar de transito, son huellas invisibles que marcan el asfalto con historias que se mueven, son el recuerdo que subyace en mi corazón de una sonrisa anónima, que siempre acabo mimetizando, son el reflejo de un niño saltando en un charco que se llena de risas, son... tantas cosas.

Pero a veces las calles de una gran ciudad, se convierten en el reflejo de una sombra, de muchas sombras, que golpean con su oscuridad distorsionada, la luz, de muchas soledades que se acompañan en el duelo de la sinrazón urbana, almas que se baten, sin autonomía propia, de robots programados que han perdido su brújula interior, su diseño interno, su oído que se olvidó de escuchar, sombras que se ignoran entre sí.

Ayer entre las lágrimas que resbalaban del cielo, se coló una luz, y al mirar su reflejo vi una sombra en el suelo, la seguí hasta llegar a su rostro y me di cuenta de que las sombras solo son una parte de nosotros, la que en realidad no existe, es algo que proyectamos pero que no somos o que si somos podemos cambiar.

Y eso me hizo recordar una frase cuyo autor no recuerdo.

“Nunca temas a las sombras. Sólo constituyen el indicio de que en algún lugar cercano hay una luz resplandeciente”

Y es que en la noche cerrada no existen las sombras.

Brisa Urbana

14/10/2005 21:17 #. Mi pequeño mundo Hay 102 comentarios.


Guardiana de palabras

Anoche soñé que era una isla, muchas veces he sido isla, he sido guardiana de palabras, de monólogos que se superponían, que solo esperaban turno para argumentar, he sido guardiana de secretos, dispuesta a escuchar confesiones, y es que las líneas de los secretos y las líneas del corazón están marcadas en mi ser, como se marcan las venas a simple vista. Por unas circula la sangre, por otras circulan mis sentimientos y los de los seres que me acompañan y a los que amo, para mí se ha convertido en algo natural, compartir lo que me gusta hacer, lo que puedo hacer, aunque sea algo tan sencillo como escuchar, igual ese es mi diezmo a la sociedad, me gustaría que así fuera y ayudar a que las personas encontrarán sus propias respuestas a través de sí mismas.

Hoy se formó un coágulo en la senda de mi corazón, me sentí un poco naufraga en el océano del universo de mi vida, y busqué donde asirme y al fin encontré una boya donde sujetarme para no hundirme por el peso ajeno, por no huir y no abandonar.  Esperé porque esperar no es detenerse. Mientras me adormilaba por el cansancio del esfuerzo realizado, me permití comenzar un nuevo sueño que me devolviera la sonrisa que se había dado a la fuga. 

Un soñador es solo una persona que sueña, a quien le cuesta distinguir la realidad de la ensoñación de sus pensamientos.

Un hombre o una mujer que sueña y confía en que sus sueños pueden hacerse realidad, no es un idealista, es alguien que actúa en consecuencia a sus deseos y genera los recursos necesarios para que su sueño suceda. El sueño puede ser igual para los dos hombres, pero las consecuencias distintas, y la elección solo nuestra.

 

Brisa Urbana 

 
 

 

21/10/2005 20:27 #. Mi pequeño mundo Hay 94 comentarios.

Jungla Urbana

 Siempre me he preguntado como era posible que el subsuelo urbano de una gran ciudad como la mía, engulla con las garras metálicas de sus depredadores veloces, la vida de seres humanos que deciden abandonarse a la muerte de un solo salto. 

¿Cómo es posible que nadie en el repleto anden de la estación de metro, se percate o intuya sus intenciones?

El otro día tuve ocasión de encontrarme con la respuesta a escasos centímetros, ante mi asombro y decepción hacía esa especie de seres, que llaman humana y a la que dicen que pertenezco.

Un joven pasado de alcohol, decidió jugar con la muerte, haciendo auto-stop, al borde del arcén, a un tren que de seguro pasaría sin detenerse. Las miradas grises, distantes, indiferentes, ciegas a lo que tenían delante, enmarcadas en rostros enjutos, decidieron ignorarle e ignorarse entre sí, haciéndole invisible, tan sencillo como cerrar los ojos.

Solo otra chica y yo tiramos de su brazo, sin mediar palabra, porque hay momentos en que las palabras son innecesarias y no quedaba nada por decir, tiramos para apartarle de allí, fue una escena surrealista donde las haya, pero no había tiempo y todas las palabras habrían quedado vacías tan invisibles como las miradas que nos contemplaban sin hacer nada.

Él no saltó, solo jugaba con la muerte, pero si las arenas movedizas del túnel lo hubieran engullido, todos habríamos escuchado los lamentos de boca de muchos, sobre la soledad y la tristeza que anida en los corazones de los habitantes en blanco y negro de la gran ciudad y todos seguramente nos habríamos sentido un poco más solos, en la comodidad indiferente de nuestras vidas, seguramente repitiéndose para justificarse que nada se podía haber hecho. 

Por eso yo creo que cuando se ve a alguien al borde del abismo, no importa si el resultado puede ser una muerte física o una muerte emocional, podemos hacer algo, aunque sea tomarle del brazo y tirar para que no caiga, las palabras ya vendrán, pero lo que es seguro que si una persona muere y no hacemos nada para evitarlo su silencio encharcará nuestra alma, a no ser que no tengamos alma.

Brisa Urbana

27/10/2005 15:16 #. Mi pequeño mundo Hay 90 comentarios.


Blog creado con Blogia. Esta web utiliza cookies para adaptarse a tus preferencias y analítica web.
Blogia apoya a la Fundación Josep Carreras.

Contrato Coloriuris